ALOPECICOS DE ORO
 
COMPARACIONES
YAO MING
ALOPECICOS DE ORO
FOTOS DE CALVOS
CURRICULUM VITAE
ESTO ES PRIVAO II
AMOR DE CALVO
EL RINCON DE CIFUENTES
BARBUDOS DE LA EPOCA
RINCON DE ZIZOU
XIAO XIANG
RINCON DEL CASINO
FRIKIS
PROGRAMAS GRATIS
ESTO SI QUE VALE
DIRK NOWITZKI
CUATRO LONCHAS
ESTO ES PRIVAO
DR.MALIGNO&MOVILLA
FORO CALVOSDEORO
VIKTOR ONOPKO
ZHIZHI WANG
PEÑA DE ALCANTARA
ALOPECICOS DE ORO
 
Imagen
 
COTO MATAMOROS se encuentra en la lista de los 20 españoles mas odiados
Los 20 españoles más odiados
por Lluis Bassat


1. CARMINA ORDÓÑEZ. SEVILLANA, 47 AÑOS.SUS LABORES.
A ver, esta señora, ¿quién es? ¿Por qué sale tanto en los medios? ¿Qué récord ha batido? Porque méritos profesionales no se le encuentran por ningún lado. Eso sí, el público y ella tienen un punto en común: no aguantan al personaje. Últimamente ejerce de mujer maltratada que cobra por soltar todo en la televisión.

2. ROCÍOCARRASCO. MADRILEÑA, 25 AÑOS.PRESENTADORA
La perla de la corona... No canta, no baila, no lee, no nada. Si le quitas a su madre, se ve a una gordita que espera a un autobús. El único músculo u órgano con alguna utilidad lo tiene entre los dientes. Ha habido algún irresponsable que le ha pagado bien por caminar sobre una pasarela, mal, por supuesto.

3. ALESSANDRO LEQUIO. ITALIANO, 42 AÑOS.CONDE
El único aristócrata mamporrero que se conoce hasta la fecha; peculiar especie capaz de vender su cuerpo por separado y varias veces. Máximo ejemplo de la inoperancia de la Ley de Extranjería. Se le suele ver encaramado a una percha televisiva vociferando como si fuera un mandril, aunque hay mandriles a los que se les tiene más respeto.

4. XABIER ARZALLUZ. GUIPUZCOANO, 69 AÑOS.POLÍTICO
El español que más habla de Franco y de la Guerra Civil. Quiere aplicar la prueba del algodón a sus conciudadanos y muchos lo ven como los antecedentes de la goma de borrar. Promotor de la llamada "apuesta soberanista". Dijo que el País Vasco no se independizaría para comer berza. Parece que ya han plantado nabos en el huerto.

5. COTO MATAMOROS. MADRILEÑO, 47 AÑOS. TERTULIANO
Pregunten en la calle: ¿quién es calvo, deslenguado y tiene muy mala leche? Muerto Kojak, la respuesta sólo puede ser una. Es el típico bocazas que sienta cátedra en las reuniones, el chulo que nunca se equivoca, el soberbio que se cree el núcleo de una galaxia cuando ni por oficio ni por beneficio pasa de ser un desecho espacial.

6. JESÚS GIL. SORIANO, 69 AÑOS. EMPRESARIO
Jesús no es un cualquiera. Es peor. De imprudente temerario pasó, con la democracia, a temerario imprudente, y ya sea como empresario, como presidente de club de fútbol o como alcalde ha provocado o un escándalo o un delito. Con menos diplomacia que un tren de mercancías, sus días públicos están más que contados.

7. ANAOBREGÓN. MADRILEÑA, 44 AÑOS. ACTRIZ
De ser cierto que esta señora quiera hacer carrera política, atentos a los daños colaterales. Hay máquinas de embalar que ríen con más gracia y a las que, además, no se les saltan las costuras. Su último trabajo televisivo, Ana y los 7, ha obtenido un incomprensible éxito de audiencia. Se solicita la ayuda del Defensor del Menor y de Unicef.

8. BELÉN ESTEBAN. MADRILEÑA, 28 AÑOS. TERTULIANA
Esteban, dice usted. Pues no caigo. De nombre, Belén... Si no me da más datos. ¿Y sale en la televisión? Bueno, pero ahí ya sale todo el mundo. Madre de una hija. Pues como tantas, ¿no? Ah, pero que se lió con un torero. Ya, ¿y? ¿Una carrera, un oficio, algo? ¿No? Lo siento mucho, pero como no me dé más información...

9. MAR FLORES. MADRILEÑA, 33 AÑOS. MODELO
Otra que tal baila, o cómo hacer dinero sin hacer nada. Basta con un fotógrafo. Espléndida versatilidad amorosa. Tras sus últimos pinitos –más bien algarrobos– en el campo de la interpretación, lo mejor que se puede decir de su categoría como actriz es que –además de anunciar vino peleón– la moza está de muy buen ver.

10. SARA MONTIEL. CIUDADREALEÑA, 74 AÑOS. ACTRIZ
Cada uno envejece como le da la gana, y Sara Montiel tiene mucha, pero que mucha gana. Partidaria de los puros y del "a rey muerto, rey puesto" parece que todo en su vida es una locura de amor. Muchos se siguen empeñando en verla como un mito, pero ella no para de decir que nones. Cachondeo y desparpajo, lo que haga falta.

11. ENRIQUE IGLESIAS. MADRILEÑO, 27 AÑOS. CANTANTE
Curiosamente, aparece tanto en la categoría de odiados como en la de amados. Siempre va hecho un "desmayao". Hace furor entre las jovencitas descerebradas por su forma de empuñar el micrófono y sus mangas caídas. Su carrera ha sido fulgurante gracias a papá, pero hay que reconocer que podía haber sido peor.

12. JOSÉ MANUEL PARADA. LUCENSE, 48 AÑOS. PERIODISTA
Es de los que dicen palabras como "horrendo" al tiempo que espantan moscas con la mano. También le gustan los "marcos incomparables" y eso del "es pero tan, tan, tan maravilloso". Cumple con una labor social no bien entendida por la gente, que él empaña con su absurdo empecinamiento por cantar. Esos labios no nacieron para tal.

13. ISABEL PREYSLER. FILIPINA, 51 AÑOS. SUS LABORES
Ya sea vendiendo chocolates o baldosines, esta mujer es un símbolo de elegancia y distinción, aunque para muchos también de remilgamiento y la falsa pose. Una sutil diferencia perceptiva que en buena medida depende de la memoria de cada cual: los tropecientos cuartos de baño, la caseta del perro... esas cosas. Mucha envidia es lo que hay.

14. BORIS IZAGUIRRE. VENEZOLANO, 36 AÑOS. ANIMADOR
España ya bosteza cada vez que se baja los pantalones y enseña el pene en televisión. Después de su fracaso como presentador, asumió su destino: como adorno no está mal; es la fruslería que da chiste a la tarta, pero como protagonista le falta entidad y le sobran aspavientos. Acabará de ejecutivo de una marca de calzoncillos.

15. PEPE NAVARRO. CORDOBÉS, 50 AÑOS. PRESENTADOR
Si trabajas en primera línea, lo lógico es que te lluevan los tiros. Una máxima que siempre está presente en los platós de televisión y que debe aplicarse con especial énfasis en este caso. Su aparición al frente de Gran Hermano le ha convertido en blanco de imitadores. Algunos problemillas con eso que llaman improvisación.

16. CAYETANO MARTÍNEZ DE IRUJO. SEVILLANO, 39 AÑOS. JINETE
Incomprensible la aparición de este personaje en la lista de los indeseables. Nunca ha matado una mosca, aunque sí ha fatigado a unos cuantos caballos y amigos. Quinto hijo de la duquesa de Alba, hizo sufrir pavorosamente a su madre tras abandonar la carrera de ingeniero agrónomo, que tan poco glamour tiene. Dónde va a parar.

17. CARMEN MARTÍNEZ BORDIU. MADRILEÑA, 51 AÑOS. SUS LABORES
La nietísima sólo llegó a hacer bachillerato, pero su inteligencia natural la condujo a actividades más lucrativas que la del estudio. Pelar la pava, por ejemplo. En ello sigue con gran esfuerzo desde su fabuloso predio de Marraquech. Las casas de apuestas británicas se forraron cuando nadie supo adivinar la edad de su último marido.

18. JESULÍN DE UBRIQUE. GADITANO, 28 AÑOS. TORERO
Lo más espectacular que ha hecho este torero en los últimos años ha sido un desafortunado piñazo con el coche. Por lo demás, sus razones tendrá para mantenerse lejos de los ruedos. Exitoso colocador de parientes en programas del corazón y otras estupideces similares. Sigue convencido de que impresionante son dos palabras. O quizá tres.

19. DAVID BUSTAMANTE. CÁNTABRO, 20 AÑOS. CANTANTE
Incluido entre el lumpen por llorón; de eso no cabe la menor duda. Fue la sorpresa de Operación Triunfo gracias al despilfarro telefónico de multitud de jovencitas que vivieron con él su primera ovulación. Es buen chaval, pero a veces resulta tan ñoño e inmaduro que acabará haciéndole la competencia a Melody o al memo del hula-hoop.

20. PENÉLOPE CRUZ. MADRILEÑA, 28 AÑOS. ACTRIZ
También aparece en una categoría más amable que ésta. Jamona, jamona, su aventura estadounidense no le ha ido nada mal, especialmente en lo que se refiere a su relación sentimental con Tom Cruise, uno de los galanes más cotizados y guapos de Hollywood. A ver si es que está aquí por eso; con lo malos que son los celos.
 
imagen

La alopecia es el nombre con el que se designa la caída relativamente abundante y precoz de cabellos que aparecen previamente debilitados. El proceso, en la enorme mayoría de los casos, comienza en el vértice del cráneo (coronilla) y en ambos laterales de la frente (entradas).

Ocurre de la siguiente forma: un cabello nace en su papila, se va extendiendo a través del folículo piloso y finalmente emerge a la superficie del cuero cabelludo, destinado a crecer ininterrumpidamente en longitud y ocupando el mismo lugar que en otro tiempo le perteneciera a su antecesor. Si es sano, o mejor dicho, si son sanos el cuero cabelludo y sus órganos generativos, el nuevo cabello tendrá el grosor conveniente, buena textura, aspecto saludable y vivirá de 2 a 6 años, según el lugar de la cabeza que ocupe y el trato que reciba.

Cuando (por cualquiera de las causas posibles, o por una combinación de varias) ha comenzado el proceso de la alopecia, el cabello de antes, con relación al anterior que sustituye, será un poco más delgado, crecerá a un ritmo más lento y vivirá menos. Cuando a su vez este cabello caiga y sea reemplazado por otro, el nuevo aparecerá mostrando características aún más declinantes: será más débil, más fino, más lento en su crecimiento y más efímero en su existencia.

La alopecia se puede producir por: trastornos primarios del cabello o del cuero cabelludo, alteraciones psicológicas, defectos estructurales del cabello, fármacos, anomalías congénitas del cabello, factores genéticos, enfermedades sistémicas, y traumatismos.


Si no se toman medidas médicas (preferentemente rápidas y necesariamente acertadas), este proceso constante de deterioro cualitativo y cuantitativo termina inexorablemente en la calvicie, que con un poco de suerte, afectará solo a una zona localizada, o en el peor de los casos, se hará total e irreversible.

La alopecia puede presentarse a edad muy temprana o en cualquier otro momento de la vida. Su aparición suele provocar distintos grados de impacto psicológico; sentimientos de angustia que, debido a la desinformación que existe sobre este tema, son agravados por el desconcierto, por no saber qué hacer.
En hombres, es un problema que trae de cabeza a una gran parte de la población masculina. Uno de cada dos hombres se desespera y angustia ante los signos inequívocos de una prematura calvicie.
Subir


CLASIFICACIÓN DE LAS ALOPECIAS

Las alopecias o los síndromes que producen caída del cabello pueden clasificarse generalmente como cicatriciales o no cicatriciales.
· Las alopecias cicatriciales suelen deberse a una enfermedad de la piel: inflamación, infecciones o cualquier otra afección cutánea (p. ej., quemaduras). Cuando las raíces quedan destruidas, la pérdida del cabello es irreversible.

· La alopecia no cicatricial procede de una disfunción del folículo piloso. A diferencia de las cicatriciales, el folículo permanece vivo, por lo que es posible una recuperación. Es el caso de la Alopecia Androgenética, Alopecia Areata o los diferentes “Efluvios”, caída del cabello de carácter temporal..
Subir


ALOPECIA ANDROGENÉTICA (o calvicie común)

La alopecia androgenética, o calvicie de patrón masculino, conlleva un cambio en el pelo del cuero cabelludo: se miniaturiza, disminuye el tamaño del bulbo y del cuerpo del cabello, y el folículo produce cabello fino y de diámetro pequeño, tipo vello.

Con la progresiva miniaturización del cabello del cuero cabelludo, se detiene la producción de pigmento y el área afectada puede parecer calva mucho antes de que se pierda totalmente el cabello. También se ve afectado el ciclo del cabello: se observa una reducción del número de cabellos en anágeno (fase de crecimiento) y un aumento relativo de los folículos en telógeno (fase de reposo).


Alopecia androgenética en los varones

La caída del cabello puede ocurrir en cualquier momento después de la pubertad, cuando aumentan los niveles de hormonas masculinas (andrógenos). Con la edad, el cabello sigue cayéndose en la parte superior del cuero cabelludo. El grado en que progresa esta caída del cabello puede variar notablemente entre distintos individuos. A principios de la década de los 50, Hamilton clasificó los patrones de calvicie observados en la alopecia androgenética. Posteriormente, en 1975, Norwood mejoró esta clasificación.

No existen elementos que permitan predecir cuánto cabello perderán los varones con alopecia androgenética, aunque las personas que comienzan a perder el cabello entre los 20 y los 30 años de edad tienen más probabilidades de perder una mayor cantidad que aquellas otras en las que la caída del cabello comienza en edades más avanzadas. También se observan diferencias raciales en la incidencia de los patrones de calvicie.

La alopecia androgenética puede ser más común en la raza blanca que en la negra o la asiática. Un estudio describió que los varones negros tienen una probabilidad cuatro veces mayor de conservar su cabello. Otro informe indica que la incidencia de calvicie en el grupo de edad menor de 30 años en Japón es aproximadamente un 25 % menor que en los varones de raza blanca. Sin embargo, en los varones japoneses se observan frecuencias similares de calvicie una década más tarde que en los varones de raza blanca.


¿Por qué se produce?

La calvicie masculina está generalmente influenciada por factores genéticos, y un hombre puede heredarla tanto de la familia paterna como de la materna. Ello no quiere decir que no tenga solución, pues si se actúa a tiempo, se puede detener el proceso, o incluso recuperar parte del cabello perdido.

Los hombres con alopecia androgenética tienen niveles altos de un derivado hormonal denominado DHT (Dihidrotestosterona) en el cuero cabelludo. La DHT contribuye a acortar la fase de crecimiento del cabello y la reduce, de forma que los nuevos cabellos no alcanzan ni el tamaño ni el grosor de sus predecesores, haciéndose casi invisibles. El número de cabellos disminuye, pero la raíz del pelo permanece viva, por lo que en cualquier momento puede reactivarse.


Alopecia androgenética en la mujer

La alopecia androgenética en las mujeres suele observarse por primera vez entre los treinta y los cuarenta años. Es muy posible que se inicie en momentos de cambios hormonales.

En la alopecia androgenética femenina se utiliza un sistema de clasificación distinto al de los varones, que se conoce como escala de Ludwig, en honor a su autor, Erich Ludwig. En general las mujeres tienden a presentar una reduccion difusa de la densidad del cabello en toda la parte superior del cuero cabelludo.

Además del origen genético y de la presencia de DHT ( dihidrotestosterona) otros factores pueden causar calvicie en las mujeres. Por ejemplo, la caída de cabello puede deberse a tracción persistente con colas de caballo o moños, y al inicio o finalización de la toma de anticonceptivos orales. La pérdida de estrógenos en la menopausia puede explicar que el cabello sea más fino a esa edad.
Subir




ALOPECIA AREATA

La alopecia areata se caracteriza por la pérdida del cabello en parches en una o varias zonas del cuero cabelludo, o en otras partes del cuerpo. Con frecuencia se observan cabellos con forma de signo de exclamación en los bordes del parche calvo. Estos cabellos rotos se desprenden muy fácilmente.

Los factores o causas que están asociados con su desarrollo son: el perfil genético, la hipersensibilidad caracterizada por una tendencia familiar, las reacciones inmunes inespecíficas, las reacciones autoinmunes específicas de ciertos órganos, y el estrés emocional.

La alopecia areata tiene un desarrollo impredecible. En ocasiones, el cabello vuelve a crecer en un período de semanas, mientras que en otros casos, la enfermedad progresa y se produce una pérdida total de cabello en el cuero cabelludo y en el cuerpo.
Subir



ALOPECIA DIFUSA (EFLUVIO TELOGÉNICO)

La alopecia difusa se origina cuando un gran número de folículos pilosos entran en la fase de telógeno en forma sincronizada. El resultado es generalmente el aclaramiento difuso del cabello en el cuero cabelludo. Las personas con este trastorno tienen generalmente un número excesivo de cabellos telogénicos.

La causa del efluvio telogénico se desconoce, pero la enfermedad puede iniciarse después de un suceso o un parto estresante. Entre otras causas está la fiebre alta, los traumatismos, las dietas de choque, el post-parto y el estrés psiquiátrico grave, afectando principalmente a las mujeres. Normalmente remite una vez que han sido eliminadas las causas que la produjeron.
Mandame tus sugerencias
Me interesa tu opinión